Tu armario, tu mundo

Tu armario habla de ti.

Ya desde niños puede verse la tendencia natural al orden o al desorden. Dentro de una misma familia, el armario del hermano mayor puede ser un auténtico caos mientras que el pequeño archiva los calcetines en sus cajoneras por colores y tamaños. ¿De quién lo ha aprendido? Misterios.

Un armario puede contener miles de cosas, desde lo más evidente a lo más secreto. No olvidemos la expresión anglosajona tener esqueletos en el armario, referida a tener secretos inconfesables. Por no hablar de aquellos niños escondidos en los armarios a los que sus madres buscan durante horas con angustia. Un armario puede ser la puerta a un mundo mágico que da a parar a Narnia o un improvisado salón de baile para dos amantes en apuros.

Pero todo esto ocurre dentro, en los interiores de armario. La parte de fuera también cuenta.

Los frentes de armario, las puertas. Si son armarios empotrados, el dibujo quedará integrado en el paisaje de la estancia. O creará un paisaje totalmente nuevo.

Decoradas con vinilo, pintadas a mano, tapizadas con tela o papel pintado, forradas de fotos de arriba a abajo, revestidas de espejo o lamas. Máxime si son armarios a medida, ya que dan la posibilidad de diseñarlos desde cero.

Ese dibujo que tanto te inspira puede decorar las puertas de tu armario, o esa frase que te recuerda que debes luchar y ser mejor día a día ¿por qué no?

O quizá revestir el frente de armario con pizarra para que los niños expresen sus mejores ideas. Las opciones son tantas como tu imaginación te lo permita. Tú decides, elige y acierta. Da igual si son armarios empotrados, armarios a medida, interiores de armario o exteriores de armario, da igual. Porque como ya te hemos dicho, tu armario habla de ti.  ¿Todavía tienes dudas?

Deja un comentario